Una prueba en sangre mejora la detección del rechazo severo de los trasplantes

Los receptores de trasplantes de pulmón tienen las tasas de supervivencia más cortas entre los pacientes que reciben trasplantes de órganos sólidos de cualquier tipo, dado que sólo la mitad aproximadamente viven más de cinco años.

Los receptores de trasplantes de pulmón se enfrentan a una alta incidencia de rechazo crónico, que ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca al órgano trasplantado.

Las herramientas existentes para detectar signos de rechazo, como la biopsia, requieren la extracción de pequeñas cantidades de tejido pulmonar o no son lo suficientemente sensibles como para discernir la gravedad del rechazo. Los científicos han desarrollado un simple análisis de sangre que puede detectar cuándo un paciente rechaza un pulmón recién trasplantado, incluso cuando no se observan signos evidentes de rechazo.

Un gran equipo de científicos que trabajan con el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (Bethesda, MD, EEUU) inscribieron y monitorizaron a 106 receptores de trasplantes de pulmón. Las muestras de sangre recogidas en los primeros tres meses después del trasplante se sometieron al procedimiento de análisis. El ADN genómico aislado del donante y el receptor de la sangre antes del trasplante fue genotipificado, y los datos de las dos muestras se compararon para identificar polimorfismos de un solo nucleótido (SNP). Después del trasplante, se aisló ADN libre de células (cfADN) de muestras de plasma para generar una biblioteca de ADN para una secuenciación escopeta. Las lecturas de la secuencia de cfADN se examinaron para determinar la presencia del SNP del donante y del receptor, y se calculó el porcentaje de ADN libre de células derivado del donante (ddcfADN) como el porcentaje de SNP de donante respecto del total (SNP del receptor y del donante).

Los resultados mostraron que aquellos con niveles más altos de los fragmentos de ADN derivados del donante (ddcfADN) en los primeros tres meses del trasplante eran seis veces más propensos a desarrollar posteriormente una falla orgánica del trasplante o morir durante el período de seguimiento del estudio que aquellos con niveles inferiores de ADN derivado del donante. El equipo encontró que más de la mitad de los individuos de alto riesgo no mostraron signos externos de complicaciones clínicas durante este período. Los autores concluyeron que los pacientes de trasplante de pulmón con lesión por aloinjerto sin resolución temprana medida mediante el porcentaje de ddcfADN corren el riesgo de una lesión por aloinjerto posterior, que a menudo es clínicamente silenciosa y progresa hasta el fracaso del aloinjerto.

Hannah Valantine, MD, profesora de medicina cardiovascular y colíder del estudio, explicó: “Demostramos por primera vez que el ADN derivado de un donante es un marcador predictivo del rechazo crónico de los pulmones y la muerte, y podría proporcionar puntos de tiempo crítico para intervenir, tal vez previniendo estos resultados. Una vez que se detectó el rechazo temprano a través de esta prueba, los médicos tendrían la opción de aumentar las dosis de medicamentos antirrechazo, agregar nuevos agentes que reduzcan la inflamación del tejido o tomar otras medidas para prevenir o retardar la progresión”. El estudio se publicó el 26 de enero de 2019 en la revista EBioMedicine.

 

Fuente: labmedica.es

No se admiten más comentarios