El equipo de Penn erradica la hepatitis C en pacientes después de trasplantes de corazón de donantes infectados

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania sugiere que el uso de órganos infectados por el VHC puede ser una opción viable para los pacientes que esperan un trasplante de corazón.

De acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Transplantation, nueve pacientes de Penn Medicine se curaron del virus de la hepatitis C (VHC) después de un trasplante de corazón para salvar vidas de donantes fallecidos infectados con la enfermedad. Los resultados resaltan el potencial para expandir el uso de órganos infectados por el VHC, incluidos los corazones, para ampliar el grupo de donantes para los más de 100.000 estadounidenses que actualmente se encuentran en una lista de espera para trasplantes.

En 2017, Penn Medicine lanzó un ensayo clínico para probar el efecto del trasplante de corazones de donantes con VHC a pacientes en la lista de espera de trasplantes que no tienen el virus. Los investigadores modelaron el ensayo clínico, conocido como USHER, después de un innovador estudio dirigido por Penn Medicine que involucró el trasplante de riñones infectados por el VHC (conocido como THINKER), y luego tratar a los receptores con una terapia antiviral para erradicar el virus después del trasplante. En ambos estudios, todos los pacientes que completaron el régimen de terapia antiviral se curaron de su VHC contraído.

“Durante décadas, los corazones infectados con hepatitis C a menudo se descartaron, y se encontró que las pocas personas que recibieron estos órganos tenían una tasa de supervivencia significativamente menor”, explicó Peter Reese, MD, MSCE, profesor asociado de Medicina y Epidemiología. “Nuestro ensayo proporciona evidencia nueva para demostrar que los nuevos tratamientos antivirales para el VHC funcionan bien en pacientes inmunodeprimidos, lo que tiene el potencial de impactar realmente en el campo del trasplante. Estos resultados preliminares sugieren que deberíamos dar prioridad al aumento del uso de órganos infectados por el VHC de calidad”.

Reese, quien codirigió el estudio con Rhondalyn McLean, MD, MHS, director médico del programa Penn’s Heart Transplant, y David S. Goldberg, MD, MSCE, profesor asistente de Medicina y Epidemiología, inscribió a candidatos que enfrentaron tiempos de espera prolongados, a una variedad de factores, incluida una clasificación de insuficiencia cardíaca, a menudo hasta cinco, siete, incluso 10 años. Durante la fase de preinscripción, el equipo de investigación realizó un proceso de tres pasos de educación y consentimiento informado para garantizar que los participantes y sus seres queridos comprendieran los riesgos potenciales. Luego, el equipo utilizó criterios específicos para evaluar los órganos disponibles, incluida una restricción de genotipo destinada a minimizar el riesgo.

Entre junio de 2017 y abril de 2018, 10 pacientes recibieron trasplantes utilizando el protocolo. Tres días después de la cirugía, los pacientes fueron evaluados para el VHC y los 10 dieron positivo para el virus. El equipo de investigación luego trató a los participantes con un curso de 12 semanas de elbasvir / grazoprevir, conocido comúnmente como Zepatier, un medicamento oral altamente efectivo aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés) para tratar el VHC. Los 10 pacientes respondieron rápidamente a la terapia antiviral. Si bien la presencia de VHC y el uso de terapia antiviral no causaron ningún evento adverso, un paciente falleció debido a complicaciones de rechazo mediado por anticuerpos en los primeros tres meses después del trasplante. Los otros nueve participantes se han curado de su VHC contraído y han informado de una buena calidad de vida después de sus trasplantes.

Los investigadores notaron que este es el primer ensayo en cirugía torácica para trasplantar corazones infectados con Hepatitis C en pacientes con Hepatitis C negativos con un protocolo formal, que permitió la recolección detallada de datos prospectivos del donante y el receptor. En el caso de este estudio, el equipo pudo identificar datos novedosos sobre la replicación y el aclaramiento viral en los receptores de corazón en el ensayo USHER, así como en los receptores de riñón del ensayo THINKER del equipo.

“Desafortunadamente, cada año, cientos de las casi 4.000 personas en la lista de espera para trasplante de corazón mueren o se enferman demasiado para el trasplante, un problema trágico que surge de un grupo limitado de donantes”, explicó McLean. “Comenzamos este ensayo con la esperanza de poder introducir un grupo de donantes completamente nuevo que ampliaría significativamente el suministro de órganos disponibles en el país, lo que nos permite trasplantar de manera efectiva a cientos de candidatos más. Nuestros datos sugieren el uso de corazones infectados con hepatitis C cuando seguido de terapia antiviral, puede ser una opción viable para los pacientes que de otra manera nunca recibirían un trasplante”.

El equipo de investigación lanzó recientemente otro nuevo ensayo clínico que estudiará este mismo enfoque en pacientes que esperan un trasplante de pulmón. Los investigadores señalan que existe la necesidad de ensayos más largos y más extensos para continuar evaluando la efectividad del trasplante de VHC positivo a VHC negativo seguido de terapia antiviral en una población más amplia.

 

Fuente: eurekalert.org

Noticia traducida por la AMTHC

No se admiten más comentarios