El Chop ampliará la posibilidad de donar órganos de pacientes críticos

El Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (Chop) presentará, antes de que acabe enero, la actividad de donación de 2018. En un centro sanitario como el de la ciudad, donde no se realizan trasplantes de órganos (sólo se extraen) y se atiende a muchos pacientes mayores, las contraindicaciones médicas derivadas de la edad y las negativas familiares siguen mermando la donación.

Las cifras más recientes, correspondientes al 2017, revelan que ese año el Chop gestionó la donación de 31 órganos procedentes de 7 pacientes en situación de muerte encefálica y que fueron donantes reales. Tres de esos 7 donantes tenían más de 75 años. Se donaron 10 córneas, 12 riñones, 5 hígados, 2 pulmones y 2 corazones, además de dos tejidos (óseo y vascular).

El médico José Luis Martínez Melgar, coordinador hospitalario de trasplantes en la EOXI de Pontevedra y O Salnés, comentó hace un año que una de las novedades iba a ser la incorporación de la donación en asistolia. La asistolia es la ausencia completa de actividad eléctrica en el miocardio, algo que se identifica como el ritmo correspondiente a la línea plana en el monitor.

Se trataría de pacientes que están en la unidad de cuidados intensivos (UCI) con ventilación mecánica y que por su “situación catastrófica” de tipo neurológico van a fallecer en cuestión de días. Desde el hospital se entiende que alargar esa situación no tiene sentido porque es un sufrimiento añadido y que lo más sensato en estos casos es la limitación del esfuerzo terapéutico.

La donación en asistolia se refiere a este tipo de pacientes y se centraría en órganos abdominales, sobre todo riñones e hígados. Aunque el Chop confiaba en que el trámite se aprobara antes del pasado verano, al final no fue así. Por lo que no se pudo llevar a cabo el período de formación al personal ni iniciarse a finales de 2018. Un portavoz del Complexo indicó que la extracción de órganos en pacientes en asistolia se retrasará como mínimo hasta abril. “Está pendiente de revisión la actualización del protocolo y de su posterior aprobación por el comité de ética del hospital, que se reúne cuatrimestralmente”, afirmó.

Según datos de la Oficina de Coordinación de Trasplantes de Galicia, a 31 de diciembre de 2018 había en el municipio de Pontevedra 3.850 personas con tarjeta de donante de órganos.

 

Fuente: lavozdegalicia.es

No se admiten más comentarios