Cataluña hizo 53 trasplantes pediátricos en 2018, récord de estas intervenciones en un año

En el año 2018, se hicieron 53 trasplantes de órganos a pacientes pediátricos de 2009, el año con más actividad hasta ahora.

La técnica del Split, utilizada en intervenciones hepáticas, ha permitido hacer dos trasplantes con un solo hígado y es una de las claves de este aumento de actividad.

El Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona consigue los primeros 100 trasplantes renales infantiles desde que comenzó estas intervenciones en el año 2001.

En 2018, los dos centros autorizados para hacer trasplante pediátrico en Cataluña (el Hospital Infantil de la Vall d’Hebron y el Hospital Sant Joan de Déu), ya han hecho 53 trasplantes infantiles (25 de riñón, 15 de hígado, 8 de corazón y 5 de pulmón), cifra que representa un nuevo récord en trasplante pediátrico en Cataluña. 42 de estos 53 se han llevado a cabo en el Hospital Infantil de la Vall d’Hebron y 11 en el Hospital Sant Joan de Déu. Al cierre del año, probablemente casi 1 de cada 3 menores del Estado español habrá sido trasplantado en uno de los dos centros catalanes autorizados para trasplante pediátrico.

Estos 53 trasplantes no habrían sido posibles sin los órganos de 12 donantes vivos de riñón y de hígado y los de 28 donantes de cadáver -10 de los cuales catalanes, 16 de otras comunidades autónomas y 2 de otro país europeo.

El Hospital Infantil de la Vall d’Hebron, más de 35 años de experiencia

El trasplante infantil se inicia en Cataluña en 1981 con el primer trasplante renal realizado en el Hospital Infantil de la Vall d’Hebron. Desde entonces se han hecho casi 1.000 intervenciones (concretamente 954), mayoritariamente trasplantes de riñón (493) y de hígado (342), y en menor medida de pulmón (69) y de corazón (50) con excelentes resultados. 854 de estos trasplantes se han hecho a través de los cuatro programas del Hospital Infantil de la Vall d’Hebron (trasplante renal, hepático, cardíaco y pulmonar) y los 100 restantes, mediante el programa de trasplante renal del Hospital Sant Joan de Déu.

El Hospital Infantil de la Vall d’Hebron fue pionero en el Estado, ya que inició su actividad en el año 1981 con el primer trasplante renal infantil. 4 años después se ponía en marcha el programa pediátrico de trasplante hepático en 1985 y, más adelante, llegarían los programas infantiles de trasplante pulmonar (1998) y trasplante cardíaco (2006). Por otro lado, en el año 2001 el Hospital Sant Joan de Déu hacía el primer trasplante de riñón y comenzaba así su actividad como programa autorizado de trasplante renal infantil. Actualmente, ambos centros pediátricos están considerados como centros de referencia por el Sistema Nacional de Salud español.

En estos años, los receptores de menos edad de cada órgano tenían 21 días en el caso del trasplante de riñón, 16 días el de hígado, 3 meses el de corazón y 4 meses el de pulmón.

100 trasplantes en el Hospital Sant Joan de Déu

Aparte del récord global, también conseguirán la máxima actividad en un año el programa de trasplante cardíaco del Hospital Infantil de la Vall d’Hebron (8) y el programa de trasplante renal del Hospital Sant Joan de Déu (11).

Los 11 trasplantes renales que ha hecho el Hospital Sant Joan de Déu en 2018 le permiten conseguir la cifra de 100 trasplantes después de 18 años de actividad. “El incremento de casos que el centro ha experimentado este año se debe, en buena parte, a la puesta en marcha de la nueva UCI pediátrica, que nos da la posibilidad de detectar más donantes y también más receptores derivados de otros hospitales”, comenta el doctor Álvaro Madrid, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. “En su momento, se pensó que el sistema de trasplantes pediátricos había tocado techo en Cataluña, pero el récord de este año demuestra que aún se podía y se puede perfeccionar, sobre todo en lo relativo a donante cadáver, en mejorar el proceso de conservación de órganos”, añade.

Un hígado, dos trasplantes

“El trasplante hepático Split es un procedimiento quirúrgico de alta complejidad en el que el hígado del donante se divide en dos partes para obtener dos injertos completamente funcionales que van a parar a dos receptores, habitualmente uno pediátrico y uno adulto”, tal y como explica el doctor Ramón Charco, jefe del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes del Hospital Infantil de la Vall d’Hebron.

La división de un hígado que procede de un donante pediátrico es un procedimiento quirúrgico reservado para casos excepcionales, que requiere un alto nivel de especialización y sólo al alcance de un número reducido de hospitales. Uno de ellos, el Hospital de la Vall d’Hebron, ha vuelto a poner en práctica esta técnica después de años de no utilizarla. Fue en el mes de julio, cuando se hicieron públicos los trasplantes pediátricos de dos niñas, y desde entonces ya ha practicado 2 trasplantes más de este tipo, lo que ha supuesto poder trasplantar a 4 receptores: 2 infantiles y 2 adultos.

En todos los casos, el hígado se dividió en dos partes en un procedimiento de gran dificultad, ya que ambas partes, así como las venas y las arterias, han de funcionar perfectamente. La parte más pequeña contiene, normalmente, los segmentos hepáticos II y III (que también son los de menores dimensiones), una arteria, dos venas y un conducto biliar. En cuanto a la parte más grande, contiene todo el lóbulo hepático derecho, con los segmentos IV y I, una arteria, dos venas y el conducto biliar principal.

El Programa pediátrico de trasplante hepático de la Vall d’Hebron fue pionero en el Estado tanto en hacer el primer trasplante hepático infantil como en utilizar la técnica split para receptores adultos e infantiles. Es, también, un programa de referencia en todo el Estado, tanto por la experiencia de los profesionales del equipo como por el nivel tecnológico conseguido. 

La donación, un gesto solidario fundamental

Tanto la OCATT como el Departamento de Salud quieren destacar como fundamental la donación de órganos para que los trasplantes sean posibles. Y, por tanto, ponen de manifiesto la importancia de la generosidad y la solidaridad de las familias de las personas donantes que con su gesto que hacen un regalo de vida y esperanza. Igualmente, hacen un reconocimiento explícito a los profesionales y a los hospitales catalanes que, una vez más, han contribuido de manera decisiva en el alcance de los excelentes resultados de trasplante en Cataluña.

Sobre la OCATT

La Organización Catalana de Trasplantes (OCATT) es la entidad que depende del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, responsable de planificar, ordenar y coordinar las actividades relacionadas con la extracción, la conservación, la distribución, el trasplante y el intercambio de órganos y tejidos para utilizarlos con finalidades terapéuticas en Cataluña.

También le corresponde a la OCATT realizar actividades informativas sobre la donación de órganos, tejidos y células, la coordinación de intercambio de órganos, el registro y seguimiento de los pacientes que han recibido un trasplante, la garantía de calidad en el proceso de la donación, y el asesoramiento al Departamento de Salud en la toma de decisiones sobre estas materias.

 

Fuente: salutweb.gencat.cat

Noticia traducida por ASSCAT

No se admiten más comentarios